El Teatro Real es una institución firmemente comprometida con la infancia, especialmente con los menores que se encuentran en situaciones desfavorecidas, ya sean físicas, psíquicas o sociales, así como en facilitar el acceso a su oferta cultural a las personas con discapacidad.