Noticias

El Teatro Real lamenta el fallecimiento de Teresa Berganza

  • El Teatro Real ofrece el acceso gratuito a la Gala de Homenaje a Teresa Berganza en MyOperaPlayer, celebrada el 21 de junio de 2013 con motivo de su 80 cumpleaños y presidida por su majestad la Reina Sofía.
  • La edición de este año de la Semana de la Ópera del Teatro Real estará dedicada a Teresa Berganza.

Madrid, 13 de mayo de 2022. - El Teatro Real lamenta profundamente el fallecimiento de Teresa Berganza, una de las más grandes cantantes de todos los tiempos, esta mañana, en Madrid.

Teresa Berganza, Patrona de Honor del Teatro Real, está vinculada a esta institución desde el período en el que era sala de conciertos, donde triunfó con su voz y sus interpretaciones únicas. Después de la  reinauguración del Real como teatro lírico, en 1997, participó en conciertos y en master clases dentro de su programa pedagógico.

El 21 de junio de 2013, el Teatro Real organizó una Gala de Homenaje a Teresa Berganza para celebrar su 80 cumpleaños, presidida por su majestad la Reina Sofía, disponible desde hoy gratuitamente en MyOperaPlayer. Al término de la misma, Berganza recibió la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio de manos del  entonces ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, “en reconocimiento a su trayectoria internacional, mantenida y aclamada en una carrera superior a medio siglo de actividad profesional que la emplaza, por sus atributos extraordinarios, entre los primeros cantantes del siglo XX”.

Recientemente, el Teatro Real dedicó las 15 funciones de La Cenerentola, de Gioachino Rossini, a Teresa Berganza, magnífica intérprete del papel titular de esta ópera y de tantos otros en los que dejó su inolvidable impronta.

La belleza de la voz, la musicalidad, la autenticidad, la vitalidad, la alegría, la generosidad, la cultura, la gracia, la picardía, el genio y la integridad de Teresa Berganza han trascendido su arte, y la han hecho única e inolvidable.

El Presidente del Teatro Real, Gregorio Marañón, se ha manifestado desolado por su pérdida: "Conocí a Teresa Berganza cuando ella tenía 17 años y era discípula de Lola Rodríguez de Aragón. Traslucía, ya entonces, un fascinante mundo de voces, música y emociones. Mucho más tarde, fui compañero suyo en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, y, finalmente, compartí con Teresa el proyecto del Teatro Real, del que era Patrona de Honor, habiendo participado también en la creación de la Fundación de Amigos del Teatro Real. Conservaré en la memoria del corazón, la admiración, el agradecimiento y el cariño inmenso que siempre he sentido por ella."

Profundamente conmocionado con la noticia, el director artístico del Teatro Real, Joan Matabosch, ha expresado su  tristeza por el fallecimiento de Teresa Berganza y se ha unido al dolor de su familia, amigos, artistas y público de todo el mundo, "huérfanos hoy de su voz, su arte, su vitalidad y su alegría. 

Teresa Berganza ha sido una de las cantantes más grandes y completas del siglo XX, con una carrera maravillosa y apasionante. Si hubiera que definirla, hablaría de la increíble naturalidad de su canto, sin artificios y sin trampas; un canto que daba siempre la máxima sensación de simplicidad, sin exhibicionismo, de extrema musicalidad y concentrado en la expresividad de los personajes.

Maravillosa intérprete de música española, que llevó a todo el mundo, fue la gran heredera de Conchita Supervía y su continuadora. Como artista alcanzó el máximo nivel imaginable. Además, era increíblemente divertida, amante de la vida y una artista colosal.

Fue insuperable en los personajes que interpretó de Mozart y Rossini. Esta temporada hemos presentado justamente dos de las óperas en las que fue brillante: La cenerentola, cuyas funciones le dedicó el Teatro Real, y Las bodas  de Fígaro, con su incandescente e inolvidable papel de Cherubino. Pero hizo suyos muchos personajes, incluyendo su icónica interpretación de Carmen, a la que dio un carácter humano y profundo, pero sin exageraciones, marcando un antes y un después en la manera de interpretarlo.

No habrá otra como ella…”